ENVÍO GRATIS A ESPAÑA Y PORTUGAL A PARTIR DE 50 EUR. SHIPPING WORLDWIDE FROM 10 EUR

¿Qué es Suxinsu?

Publicado el

Mucho se ha especulado sobre el origen de esta extraña palabra, Suxinsu. Para encontrar su verdadero significado tenemos que remontarnos a hace muchos años, en la ladera de una cordillera, a miles de kilometros de cualquier ciudad. Fue allí dónde comenzó la aventura que nos llevó a encontrarnos y empezar este maravilloso proyecto.

Un documento muy antiguo, descubierto por una joven aventurera, hablaba de la existencia de siete bolas muy brillantes en cuyo interior se distinguían de una a siete estrellas rojas. La leyenda decía que si reunías las siete bolas y decías las palabras mágicas, Shenron, el dios dragón aparecería y te concedería el deseo que pidieras, fuese el que fuese. Antaño alguien las reunió todas y se convirtió en rey, pero los deseos de nuestra aventurera eran, si cabe, más peculiares. Primero pensó en un montón de fresas que no se acabara nunca, pero luego decidió que prefería un novio, ejem, guapo.

Buruma había reunido dos bolas, una con cinco y otra con dos estrellas, con la ayuda del Radar Dragon que ella misma había inventado, cuando se encontró por primera vez con Son Goku. Su radar captaba las ligeras radiaciones que emitían las llamadas bolas de dragón y eso fue lo que le llevó a la casa de Goku y a la bola de cuatro estrellas que este había heredado de su abuelo. Una bola llamada “Sushinchu”, literalmente “Bola de cuatro estrellas”.



Todas las aventuras que viven a continuación habría que buscarlas en las páginas del manga Dragon Ball (Akira Toriyama, 1984), publicado semanalmente en las páginas del magazine Shonen Jump entre diciembre de 1984 y junio de 1995 o en sus diferentes re-ediciones, en castellano y catalán, por Planeta DeAgostini desde 1992. Inspirado en el clásico relato chino Journey to the West, las aventuras de Son Goku, Krilin, el maestro Mutenroshi y compañía se convirtieron en un verdadero fenómeno social a principios de los 90.

 

Cuando Fede y yo nos conocimos, bebimos cerveza, comimos unos huevos estrellados con jamón y descubrimos todas las cosas que no teníamos en común. El era del Barça y yo del Madrid, por poner solo un ejemplo, pero pronto encontramos un punto de conexión, un lazo mucho más fuerte, imposible de romper: nuestra pasión por Dragon Ball.

No fue difícil encontrarle un nombre a nuestra propia aventura: Suxinsu había nacido y no necesitaríamos del resto de bolas para pedir nuestro deseo. Después de todo, unidos a Goku no hay que temer. No sé vosotros pero nosotros, todavía nos emocionamos viendo este opening.

 

0 comentarios

Deja un comentario

Apúntate si quieres ser Suxinsu

Déjanos tu correo y te enviaremos todos nuestros nuevos diseños y promociones!

SEARCH THIS STORE